El Mediador Concursal

El mediador concursal, como profesional especializado en resolver situaciones de insolvencia, desempeña un papel fundamental en agilizar las negociaciones y facilitar acuerdos entre deudores y acreedores. Su intervención se activa especialmente en el contexto de la Ley de Segunda Oportunidad, un mecanismo legal diseñado para ofrecer soluciones a aquellos que se encuentran en dificultades financieras.

La figura del mediador concursal adquiere relevancia dentro del marco legal establecido por la Ley de Segunda Oportunidad. Su tarea principal consiste en fomentar las negociaciones, actuando como intermediario imparcial y comprometido con el éxito del proceso de reestructuración.

¿Quién nombra al Mediador Concursal?

El proceso de nombramiento del mediador concursal recae en manos del Notario o Registrador mercantil, quienes lo seleccionan de acuerdo con listas preestablecidas siguiendo criterios de idoneidad y experiencia. Es necesario que el mediador cumpla con los requisitos legales, incluyendo la posesión de título universitario, formación específica y disponibilidad de seguro de responsabilidad civil.

Actuación del Mediador Concursal

Una vez aceptado el cargo, el mediador concursal se encarga de revisar la documentación proporcionada por el deudor, verificar la existencia y cuantía de los créditos, y convocar reuniones entre las partes involucradas. Además, debe gestionar propuestas de Acuerdo Extrajudicial de Pagos (AEP), evaluando su viabilidad y comunicándolas a los acreedores.

Remuneración del Mediador Concursal

En cuanto a la remuneración del mediador concursal, esta se determina en función del activo y pasivo del deudor, con un porcentaje adicional en casos de concursos complejos. Sin embargo, esta compensación puede ser objeto de críticas debido a su aparente insuficiencia, lo que podría dificultar la aceptación del cargo por parte de los profesionales del sector. A pesar de ello, la transparencia en cuanto a los honorarios facilita el acceso al proceso de Ley de Segunda Oportunidad, brindando al deudor una visión clara de los costos asociados a la mediación.

5/5 - (1 voto)
Ir al contenido