El diseño del plan de pagos surge como un componente primordial dentro de la Ley de Segunda Oportunidad, ejerciendo como un mecanismo esencial para la reestructuración de pasivos, con el propósito de:

1. Facilitar al deudor la asunción de sus obligaciones pendientes. En esta línea, el plan de pagos ofrece la opción de incluir quitas y moratorias, incluso en relación con los créditos gubernamentales.

2. Brindar a los acreedores una garantía de recuperación de sus créditos, asegurando así la viabilidad financiera.

Dada su importancia central en el procedimiento de segunda oportunidad, resulta imperativo desarrollar el presente artículo, abordando los casos en los cuales el plan de pagos cobra relevancia y detallando su funcionamiento.

Plan de Pagos según la Ley de Segunda Oportunidad

Inicialmente concebido como un mecanismo regulado en la Ley Concursal, el plan de pagos acompañaba las propuestas de convenio para demostrar la capacidad de cumplir con las reestructuraciones de pasivos.

En esencia, el plan de pagos se configura como un calendario detallado de reembolsos, mediante el cual se establecen nuevos plazos de vencimiento para los créditos. Asimismo, puede contemplar otras disposiciones, como la cancelación parcial de deudas o su conversión en otros tipos de pago (por ejemplo, dación en pago o capitalización de créditos).

A día de hoy, las propuestas de convenio continúan siendo presentadas junto con planes de pagos. Sin embargo, con la aprobación de la Ley de Segunda Oportunidad, este instrumento ha adquirido una función adicional.

Esta normativa introdujo modificaciones en la Ley Concursal, destacando el artículo 178 bis, que regula la Exoneración del Pasivo Insatisfecho (EPI), el cual es el mecanismo que efectivamente permite la cancelación de las deudas.

La concesión de este, ya sea de manera definitiva o provisional, está sujeta al cumplimiento de un plan de pagos, lo que justifica la necesidad de explorar en detalle su funcionamiento.

Funcionamiento de los Planes de Pagos

En el caso de solicitar el EPI de forma provisional, se cancelarán:

1. Los créditos ordinarios y subordinados.
2. Aquellos garantizados, en la medida que excedan el valor de la garantía.
3. Es importante notar que, a pesar de la aparente excepción establecida por la ley, gran parte de los créditos gubernamentales también pueden ser cancelados.

La porción restante de la deuda será reestructurada, organizándose de manera que pueda ser pagada en un período de hasta cinco años, con excepción de aquellas deudas con vencimiento superior.

Este proceso de reorganización se plasma en el plan de pagos, el cual debe ser presentado por el deudor. Posteriormente, el juez escuchará a las partes durante un período de 10 días, sin que el resultado de esta audiencia sea vinculante.

Cabe destacar que el Tribunal Supremo ha establecido que solo deben considerarse “aquellas razones objetivas que justifiquen la desaprobación del plan” (STS n.º 381/2019).

Una vez consideradas estas razones, el juez aprobará el plan de pagos, cuyos efectos incluyen:

1. Durante su vigencia, los créditos no generarán intereses.
2. El EPI podrá ser revocado en ciertas circunstancias, como la aparición de activos ocultos, el incumplimiento del plan de pagos, o una mejora significativa en la situación financiera del deudor.
3. Transcurrido el plazo acordado, si se ha cumplido con el plan de pagos, los efectos se vuelven definitivos, garantizando así la cancelación de la deuda. En caso de incumplimiento, el EPI puede ser revocado y las deudas previamente exoneradas deberán ser pagadas.

Sin embargo, un abogado especializado en la Ley de Segunda Oportunidad puede emplear estrategias para asegurar la consolidación definitiva del EPI incluso en casos de incumplimiento del plan de pagos, siempre y cuando el deudor haya dedicado al menos el 50% de sus ingresos embargables (incluso el 25% en algunos casos) al cumplimiento del plan.

Ventajas del Plan de Pagos para los Acreedores

El plan de pagos ofrece a los acreedores un calendario claro de reembolsos, proporcionando certidumbre respecto al cobro de sus créditos. En caso de incumplimiento, los acreedores pueden recurrir al tribunal para solicitar la revocación del EPI provisional, convirtiéndose así en una herramienta de presión y garantía que reduce la incertidumbre posterior al proceso concursal.

Ventajas del Plan de Pagos para el Deudor

Para los deudores, los planes de pagos permiten establecer condiciones favorables para satisfacer las deudas pendientes, al tiempo que detienen el devengo de intereses, lo que evita el aumento de la deuda debido a retrasos en los pagos.

5/5 - (1 voto)
Ir al contenido