En términos generales, la Ley de Segunda Oportunidad se presenta como una opción para liberar de deudas a personas que demuestren su buena fe, independientemente de si son empresarios o no.

Cuando se cumplen los requisitos establecidos, los deudores tienen la posibilidad de solicitar la exoneración de dos maneras distintas:

Procedimiento Ley Segunda Oportunidad:

Mediante un Plan de Pagos

La exoneración de deudas a través de un Plan de Pagos puede solicitarse en cualquier momento, siempre y cuando sea antes de que el juez ordene la Liquidación de los Activos. Tanto el contenido como la duración del Plan de Pagos (generalmente, de 3 años) están especificados por ley y sigue el siguiente procedimiento:

El Secretario Judicial envía la propuesta a los acreedores que estén involucrados para que, en un plazo de diez días, puedan presentar sus observaciones.

Una vez recibidas las observaciones o transcurrido el plazo sin ellas, el juez verifica si se cumplen los requisitos para la concesión, analiza el contenido del Plan de Pagos y evalúa las posibilidades reales de cumplimiento. Luego, decide si concede provisionalmente la exoneración de las deudas, aprobando el plan tal como se propuso o con las modificaciones pertinentes.

Si se completa el plazo establecido para el Plan de Pagos (y no se ha revocado la exoneración antes), el juez otorga la exoneración definitiva de las deudas. Esta exoneración definitiva también puede ser concedida en caso de incumplimiento debido a enfermedad o accidente del deudor, previa audiencia con los acreedores.

La resolución con la liberación definitiva se registra en el Registro Público Concursal y no puede ser impugnada.

Mediante Liquidación de Activos

Otra opción contemplada en la ley concursal es solicitar la exoneración de deudas mediante la Liquidación de los Activos. Esto implica liquidar todo el patrimonio del deudor para pagar las deudas pendientes. Se dispone de un plazo de diez días, a partir del vencimiento del plazo para nombrar a un administrador concursal, para presentar esta solicitud.

Este procedimiento es similar al de mediante un Plan de Pagos:

El Secretario Judicial envía la solicitud del deudor a la administración concursal y a los acreedores involucrados.

Los acreedores tienen diez días para presentar sus observaciones. Si la administración concursal y los acreedores están de acuerdo o no se oponen expresamente, el juez verifica si se cumplen los requisitos necesarios para la exoneración.

Si todo está en orden, se emite una resolución declarando la conclusión del concurso.

Hay que tener en cuenta que ambas opciones, ya sea el Plan de Pagos o la Liquidación de Activos, no son mutuamente excluyentes. Esto significa que quien inicialmente opte por el Plan de Pagos, puede cambiar en cualquier momento y solicitar la liquidación.

Es importante que los deudores sepan que, durante el proceso, estarán protegidos y sus acreedores no podrán reclamar sus deudas ni embargar sus bienes.

No dudes en contactarnos si necesitas asesoramiento sobre la Ley de Segunda Oportunidad.

5/5 - (1 voto)
Ir al contenido